La magia del interés compuesto

Enero 28, 2020 | Sin categoría

Qué es el interés compuesto

 

Para hablar sobre el inmenso poder que tienen los intereses compuestos en las finanzas hemos decidido comenzar con una historia. Te presentamos a Anna Mott. Estábamos a la vuelta del siglo XIX en la ciudad de Toledo, Ohio. Anna era una de las mujeres más ricas del estado.  

 

Cuando murió, donó su herencia a la caridad y le hizo un regalo especial a su ciudad, Toledo. Otorgó al ayuntamiento un fondo con valor de 1,000 USD para la construcción de parques. Con una condición: nadie podría tocar el fondo durante 100 años.  

 

¿El resultado? Después de 100 años, el fondo se liquidó por un valor de 213,000 USD. En una misma jugada, Anna logró retribuirle a la ciudad que tanto quería una suma considerable y al resto del mundo nos dio una anécdota que nos recuerda el secreto que hay detrás del éxito financiero de las fortunas más grandes del mundo. 

 

Cómo crecer exponencialmente 

 

El valor del fondo de Anna pasó de valer 1,000 USD en 1902 a valer 213,000 USD en 2002. ¿Cómo lo hizo? La respuesta es sencilla: usando intereses compuestos.  

 

Contrario del interés simple, en el que la historia de una inversión acaba al final del plazo cuando el inversionista recibe los rendimientos, el interés compuesto consiste en reinvertir esos rendimientos para que, a su vez, generen más intereses. En otras palabras, se trata de los rendimientos del rendimiento.  

 

Con disciplina y constancia, el efecto del interés compuesto puede multiplicar tus recursos. Incluso con inversiones por montos bajos, si el inversionista es suficientemente paciente, verá que se alcanza un punto en que el dinero, prácticamente, crece por sí solo.  

 

El interés compuesto hace hincapié en uno de los activos más valiosos del mundo: el tiempo.  

 

La forma en la que funcionan los intereses compuestos es muy sencillo.Una inversión genera rendimientos después de determinado plazo. Al final de este plazo, el inversionista recibe el capital que invirtió más los intereses que se generaron.  

 

Cuando el inversionista decide volver a invertir ese mismo capital más los intereses que se generaron en el plazo anterior, el capital total invertido es mayor y, por lo tanto, va a generar más interés que el que se generó durante el primer periodo, asumiendo el mismo tipo de interés.  

 

De esta forma, cuando reinviertes el capital más el interés, los intereses que generas cada que se cumple un plazo de inversión crecen exponencialmente a causa de que los rendimientos que se generan en periodos anteriores aumentan los rendimientos de los periodos posteriores.  

 

Interés compuesto en SuperTasas.com 

 

Puedes ver un ejemplo teórico de cómo puedes aprovechar los intereses compuestos invirtiendo en SuperTasas.com: 

 

Invirtiendo $100,000 a 364 días año con 8.5% de rendimiento: 

Valor futuro a los 10 años: $220,942.39 

 

Invirtiendo $100,000 a 182 días con 5.6% de rendimiento 

Valor futuro a los 10 años: $173,724.99 

 

Invirtiendo $100,000 a 91 días con 5.35% de rendimiento 

Valor futuro a los 10 años: $170,140.40