Cómo los gastos FOMO podrían estar afectando tus finanzas (y cómo evitarlos)

Enero 28, 2020 | SuperConsejos

¿Has sentido esa presión de no poder rechazar una invitación aunque sabes que está fuera de tu presupuesto? Decir que no puede ser difícil en tiempos de redes sociales. Las historias en Instagram y la presión social que provoca el sentirse fuera pueden provocar que no tomes las mejores decisiones financieras.

 

¿Qué son los gastos FOMO?

 

FOMO, por sus siglas en inglés, fear of missing out, o el miedo a perderse algo, es una sensación de ansiedad que se experimenta cuando no estás formando parte de algún evento o tendencia. Pero mantener el ritmo cuesta. Los gastos FOMO son los gastos que hacen las personas para evitar quedarse al margen de eventos que consideran irrepetibles o actividades especiales.

 

El problema es que el FOMO está provocando que muchas personas consuman por encima de sus ingresos con tal de estar presentes a la hora de la foto. Se trata de un nuevo tipo de deuda que afecta, sobre todo, a la generación millennial.

 

Usar tu tarjeta de crédito para poder asistir a la boda en la playa o al festival en Austin es tan mala idea como usarla para pagar las drinks del after-office. Sobre todo cuando los bancos mantienen sus tasas de interés cerca de la estratósfera.

 

Todas las generaciones son blancos en potencia

 

Aunque probablemente la generación millennial tiene tendencias más claras a que sus finanzas se infecten de gastos FOMO, los boomers y la Gen X no son inmunes.

 

Las marcas y las agencias de marketing saben esto y lo usan a su favor. ¿Alguna vez te has encontrado alguna publicidad en Internet que te ofrece una promoción tentadora solo por tiempo limitado? En las cursivas puedes encontrar una poderosa herramienta de FOMO que usan las marcas para aumentar sus ventas.

¿Cómo hacerles frente?

 

     Paga en efectivo

Usar tu tarjeta para cubrir tus gastos te puede dar la falsa sensación de que no estás gastando tanto dinero. Peor si es de crédito. Una buena manera para tener más control sobre cuánto estás gastando y para mantenerte siempre dentro de tu presupuesto es hacer tus compras en efectivo y solo cargar lo que estás contemplando gastar en el día.

 

     Espera 24 horas

Sé paciente. La gratificación inmediata y la velocidad con la que suceden las cosas en internet son parte de lo que permite que exista este fenómeno en primer lugar. No cedas ante los impulsos. Antes de finalizar tus compras en línea tómate un break de 1 día para que se tranquilicen las emociones. Con la cabeza fría vas a poder tomar decisiones financieras más sensatas.

 

     Deposita en una inversión a la vista

No solo vas a evitar hacer compras impulsivas sino que tus inversiones te van a generar rendimientos. Esta es, sin duda, la mejor opción para enfrentar la epidemia FOMO y empoderar tus finanzas al mismo tiempo.
¿No estás seguro dónde invertir? Aprende más sobre nuestras inversiones a la vista y a plazo fijo y abre tu cuenta de inversión en línea.